Julio Ríos Written by  Julio Ríos Jun 10, 2012 - 319 Views

Gays encuentran a Dios

Tomó directamente la hostia del copón dorado. La humedeció en el cáliz antes de guiarla a su boca. Un pasmo momentáneo, un fugaz escalofrío y la lágrima huyó de su prisión. Por fin emancipado. 
Arturo nunca creyó que sucediera: recibió el cuerpo de Cristo sin tener que arrepentirse de su "terrible pecado": ser homosexual.

"Jesús no discrimina. Aquí todos son bienvenidos: lesbianas, gays, transexuales, divorciados, parejas que viven en unión libre. Todos los que son rechazados en los demás credos siempre encontrarán refugio en el infinito amor de Dios, para él no hay imposibles", era la prédica del reverendo Héctor Gutiérrez, Obispo de la Iglesia de la Comunicad Metropolitana (ICM), uno de los pocos grupos religiosos libres de homofobia en la Zona Metropolitana de Guadalajara. "Tomen ustedes mismos la hostia. Entre Dios y los hombres no debe haber intermediarios", aleccionaba.

Desde un sencillo equipo modular, la melodía cristiana “Here I´am to Worship” barnizaba de éxtasis el momento de la comunión. Los anfitriones esa tarde de 5 de mayo, eran Dale y John, dos jubilados estadounidenses que viven en Zapopan.

Arturo, se decía emocionado: “Yo ya había comulgado en la Iglesia Católica y en una evangélica, pero aquí por primera vez no me siento juzgado, ni etiquetado, libre para no ocultar mi preferencia sexual”, explicaba.



“Aunque no lo creas, en esta ciudad conservadora, discriminatoria e hipócrita - pero al mismo tiempo capital de la homosexualidad nacional - las minorías sexuales han luchado varias batallas por su reconocimiento. Algunos reclamamos nuestro derecho a la gloria divina sin tener que renunciar a nuestra condición gay”, expresa Daniel; otro homosexual con formación Jesuita y que conoció ICM en un viaje a Toronto, Canadá.

Creada en 1968 en Estados Unidos, ICM existe en México y en Guadalajara desde 1985, y actualmente funciona en 32 países. 

Pero no es la única que admite  a los gays en esta ciudad. También está la Parroquia Anglicana de San Marcos, que encabeza el padre Manuel Sonora. “Para nosotros la homosexualidad y el sexo no son pecado”, apunta en entrevista este pastor originario del DF.

Otro grupo es Mandala, que más bien funciona como círculo de oración y estudio bíblico, no como iglesia. Sin embargo, la única que proporciona sacramentos  y celebra santas uniones (bodas gay) es ICM. Antes lo hacía la desaparecida Iglesia de la Transfiguración.

 “Tradicionalmente se cree que los gays somos pervertidos y ateos. Que nos queremos acostar con todo mundo y que no nos importa Dios. Eso es falso. Si tenemos una pareja gay y somos fieles ¿Cuál es el pecado? ¿A quien dañamos? La promiscuidad, el acostarte con muchas o muchos no es correcto, seas heterosexual o no. Pero si te levantas cada mañana agradeciendo a Dios lo que eres, y eres bueno con los demás, sin robar ni engañar ¿Dónde está el problema?”, reflexiona Felipe.

La estructura del culto es parecida a la misa católica con  lecturas, homilía, peticiones (en la que todos los devotos participan), la consagración y la comunión. Suelen referirse a Dios como “Padre y Madre” y cierran con la bendición de San Agustín, que declara: “Amen y hagan lo que quieran”.



Una lucha accidentada

El fenómeno de las iglesias y cultos gay, ha sido poco estudiado por los investigadores sociales de Guadalajara. Hasta ahora únicamente Karina Barcenas Barajas se ha acercado al tema para preparar su tesis de doctorado en el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas) Occidente.

“Esto no es nuevo. Viene desde 1968 a nivel mundial y en Guadalajara llegó en los 80’s. Existen cuatro categorías. Una busca la reivindicación de la diversidad sexual dentro de la Iglesia Católica Romana y es representado por el Grupo Fidelidad; otra apuesta por el activismo religioso y el culto propio, ahí entran ICM, la Iglesia Ecuménica de la Transfiguración y la Iglesia de la Reconciliación. También está los que cuentan con inclusión restringida como la Parroquia Anglicana de San Marcos y la Iglesia Católica Ecuménica de Cristo y la cuarta es la de Búsqueda Espiritual, sin reglas, ni liturgia. Ahí cabe el Grupo Mandala”, explica la académica del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Karina Bárcenas. 

De acuerdo a Bárcenas, en 1983 surge el Grupo Fidelidad en Guadalajara y en 1985, ICM, que ha tenido presencia ininterrumpida, pero con liderazgos distintos y frecuentes disputas por el poder. El fundador fue Tomás García, que asentó su grupo en la colonia Chapalita. Le siguieron Germán Palacios y David Limón.

En el 2000, con el boom del activismo sexual,  se abre la coyuntura para que estas iglesias se visibilicen. David Limón lideraba ICM y atendía un santuario en la zona de Medrano. Ahí llegaron a tener hasta 90 o 100 personas en las misas dominicales y participaban en activismo político como asociación civil y en las marchas gay. Limón además creó ministerios para mujeres, alcohólicos y gente con VIH.

Pero en 2003, viene un cisma pues el grupo se divide en la “Iglesia de Transfiguración” y la “Iglesia de la Reconciliación y la Santa Cruz”. La primera sólo dura hasta 2006; mientras que en 2004 Tomás García volvió por sus fueros y crea otro grupo de ICM que dura hasta 2008. Finalmente, en 2009, Héctor Gutiérrez es nombrado Obispo para Latinoamérica y toma la estafeta en Guadalajara.

“La idea es que el grupo de ICM vaya creciendo, y luego rentar algún lugar para ofrecer ahí los servicios religiosos; y poco a poco tener una presencia más fuerte. Por ahora hay gente que nos contacta en Facebook y vamos reuniendo más interesados”, dice Gutiérrez.

También la Parroquia Anglicana acepta a los gays, aunque el padre Manuel Sonora aclara en entrevista que ésta no se trata de una religión exclusivamente homosexual, sino inclusiva. Lo mismo sucede con la Iglesia Católica Ecuménica de Cristo, liderada por Rodolfo Contreras Estrada.

“Por otro lado, está Mandala, grupo fundado por Lupita y Aldo Chávez. No es una iglesia sino un grupo de reflexión donde caben todo tipo de creencias espirituales y no se piden cuotas económicas”, añade Karina Bárcenas.

Ante la existencia de estas comunidades religiosas, Bárcenas comenta que la estrategia de la jerarquía católica es hacer como si no existieran. “Si hubiera diálogo sería como darles importancia a estos grupos. Prefieren borrarlos, hacerlos invisibles”, asevera.



Hambre de Dios

“Los gays son muy religiosos, aunque no lo parezca. En las sacristías, en los seminarios, abundan. El gay es sensible por naturaleza. A nuestra comunidad la Iglesia Católica la ha golpeado mucho, la ha menospreciado y a pesar de ello muchos creen en Jesús. Por eso aquí encuentran paz y aceptación”, puntualiza el reverendo Héctor Gutiérrez.

Por su parte, el padre Manuel Sonora, enfatiza su sorpresa al llegar a Guadalajara en el 2003: “Es la capital rosa de México, levantas una piedra y sale un gay. ¡Los antropólogos deberían explicarnos cómo puede haber tantos en una sociedad tan cerrada!  Pero no sabes cuánta hambre de Dios tienen”.

Barcenas, por separado, agrega: “Para ellos  Dios no se limita a lo que pueda decir la iglesia católica. Por sus procesos de vida han conceptualizado que Dios es mucho más y por eso han decidido buscarlo desde su muy particular sentido de la espiritualidad”.

La catedrática universitaria, considera que los esfuerzos de estos grupos son honestos y genuinos. “No manejan sumas de dinero significativas, por eso hay que descartar que lo hagan por negocio. Los noto auténticos y cumplen una función social muy importante al crear espacios de convivencia entre iguales”.

Felipe y Daniel confían en que el grupo de ICM crezca. Admiten que muchos jovencitos gays no están interesados en acudir a pláticas de oración porque prefieren ir a “ligar” a los antros, pero poco a poco, sobre todo entre homosexuales adultos, y ya hasta con algunos heterosexuales, crece el eco de su misión apostólica. “Nos piden que la comunión no sea cada año, sino por lo menos cada mes”, dice Daniel.

Y Arturo concluye: “Es maravilloso saber que Cristo nos quiere así como somos, sin juzgarnos. Pero sobre todo, que nadie tiene el monopolio de Dios”.

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

  • Twitter
  • Pinterest
  • Facebook
  • Instagram
  • Youtube
  • Google plus

publicaciones mas destacadas

contacto

  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • (33) 36158790
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…