Jade Ramírez Written by  Jade Ramírez Sep 19, 2012 - 369 Views

Monica's entre plumas y tacones

Por años la ausencia de una postal que cada semana se reinventa ha pasado inadvertida. Forma parte de la oferta nocturna no dicha de extranjeros. Es el santuario de la diversidad, de la libertad y la lentejuela, se trata del antro Monica´s, donde parroquianos y sorpresivos visitantes encuentran en medio de la oscuridad la pasión, el amor, la lujuria y la diversión camaleónica.


Este año cumple 32 de existir. De abrir camino. De imponerse en la zona más bizarra de Guadalajara Oriente. Es un galerón rodeado de burlesques y table dance que ofertan espectáculos de mujeres. Nació como oasis no sólo en el barrio donde se encuentra, sino también, en toda la ciudad. La vieja casa deshabitada, que fracasó como negocio de la madre de Efraín Santa Cruz en poco tiempo se convertiría en la alternativa para la comunidad homosexual de la década de los 80. Desde la barra donde noche a noche sirve tragos y atiende a los visitantes, Efraín su fundador y propietario nos narra pasajes y contextos en los que Monica´s ha tenido que sobrellevar la adversidad de ser un antro gay en la capital conservadora llamada Guadalajara. 



Amigos y una tornamesa
El 29 de agosto de 1980 se parió un lugar por el que nadie apostaría ni un clavo por el contexto de represión y recias que la policía de Guadalajara con su reglamento de buen gobierno ejercía a quienes aparentaban ser homosexuales y demostraban en público y en privado su preferencia por otro caballero, “había un lugar que se llamaba el Bar Panchos, una cantina pero nuestra inquietud era bailar donde pudiéramos ser nosotros”, recuerda Efraín detrás de la primera barra del local. Sin embargo, cada día recrudecían las persecuciones, ataques físicos y encarcelamientos. Entonces urgía bailar, beber con amigos y encontrarse con otros afines. Efraín Santa Cruz con apenas 17 años dio el paso definitivo que marcó su vida y la de más de tres generaciones: instaló una tornamesa con los pocos discos que tenía y fue juntando a sus amigos a bailar y transformarse ocasionalmente. Una vez a la semana las fiestas se iban nutriendo al escuchar los éxitos de entonces pero fuera de la normativa: “no tuvimos licencia por mucho tiempo porque nuestra licencia era de una casa de asignación, una casa de chamacas o de citas donde se rentaban mujeres y trabajábamos con el clásico foquito rojo afuera”, ello implicaba seguridad en el barrio, ya que por la calle Álvaro Obregón pasando la Calzada Independencia era común encontrar este tipo de lugares. “Los muchachos se bajaban de sus autos y sus padres decían oh mi hijo se fue a aquella zona de la ciudad con las muchachas, pero era todo dentro del clóset en realidad no sabía lo que pasaba adentro”.



Lo que se inculcaba entonces era que al cumplir los 18 ya se debía tener una novia. Al enterarse desacreditó la idea sustentando que renunciara porque fracasaría, incluso como negocio. Mientras esto me va narrando Efraín alrededor se corta, se taladra, se monta, se dirige. Hay más de 10 hombres que hacen trabajo de albañilería y escenografía porque como están de aniversario estrenarán concepto visual. Se comienza a surtir licores, bebidas y a revisar que todo vaya caminando en marcha para la noche. Efraín al cumplir 32 años de noche a noche convertirse en el santuario de la diversidad, donde la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual al escurrirse de la Guadalajara bonita, la limpia, la aromática, colorida y sobrevivir a los baches de las calles, los semáforos y la oscuridad del barrio, encuentra el sendero de la felicidad, la diversión y el ligue solitariamente, en grupo y copas.

Guadalajara clasista y conservadurista
Que el Monica´s se ubique en el Sector Libertad permite auspiciado por los cuerpos de seguridad que se corran riesgos y se registren más actos discriminatorios y de persecución. El corte de la luz en el local y la puesta de sellos intempestivamente fueron asuntos que toda vez que su madre los comprendió y optó por apoyarlo, junto con Efraín tuvo que enfrentar. Él recuerda con cariño que hasta su madre fue a pararse al ayuntamiento para exigir al oficial mayor en turno, al de reglamentos o subordinado de presidentes municipales "dejar que los muchachos estén en ese lugar ¿para qué los quieres aquí en el centro? ¿Qué hagan escándalo? Mejor déjalos ahí".  





A 32 años sentado en el primer escenario que diseñó tras la compra de dos fincas más aledañas y ya contar con el respaldo de los vecinos, Efraín no se atreve a dar nombres específicos, pero sí reseña que funcionarios, políticos de primer nivel y personajes de la vida pública de la ciudad, han pisado el Monica´s no sólo para observar lo que adentro de ahí sucede, sino también, para disfrutar una noche de oldies, dance, travestismo y cachondeo. Desde la década de los 90 se instauraron oficialmente los shows, el transformismo de algunos profesionales y visitantes. En cada aniversario se instauró traer una estrella de escala nacional: Lucha Villa, Doña Lencha, Verónica Castro, Alejandra Guzmán, Gloria Trevi, iconos que gozan de la preferencia de la comunidad gay "La primera vez que hice una fiesta éramos 50 personas, se me hacía una cosa del otro mundo, luego fueron 60, 70, 80 y poco a poco fue aumentando y tuve necesidad de ampliarme". A sus 32 años la religiosidad de los usuarios y parroquianos es llegar a partir de las 23.0h hacer la precopa en otros bares o en casas particulares y arribar a el Monica´s ya entonados. A partir de la 1 de la madrugada Yuri, Edith Márquez, Lady Gaga, Britney Spears, Lucía Méndez, Thalía, Beyoncé o cualquier luminaria que represente el dolor, el desgarre, la alegría y pasión por el otro es interpretada por el equipo de bailarines y travestis que derrochan lentejuela, lipstick, caderas acuerpadas en sedas, copetes y tacones.



"Un domingo sirviendo tragos, porque por mucho tiempo fui el bartender estrella, se apareció un tipo súper serio que me dijo ¿quién es el encargado? Le respondí 'yo señor' –pero imaginé lo peor dije ya vienen otra vez a clausurarnos-, me dice 'puede dejar la barra, quiero hablar con usted  porque somos del Estado Mayor Presidencial, traigo a una persona importante que se quiere divertir'. Entró, sacaron a unas pocas personas, las demás se quedaron aproximadamente como ciento cincuenta, entró ese personaje, se sentó en una sala y hasta le trajeron su propia bebida: bajaron una caja de cognac y whisky y estuvimos aquí hasta las 12 del día siguiente. Ni siquiera se paró la policía ni los inspectores. Cuando se fueron me dijo 'le agradezco mucho, felicidades, muchas gracias' y dio la orden de que me pagaran, yo me resistí, pero me dejaron una paga". 

En el Monica´s todas las edades, personalidades y formas de vivir la noche convergen en el mismo sitio. Visitantes heterosexuales que acompañan a otros o van por iniciativa propia, pasan desapercibidos sin molestia ni distinción. Efraín reconoce que algunos grupos de activistas, asociaciones civiles que defienden los derechos humanos de la comunidad LGBTTTI guardan un cierto reclamo a su trabajo y al lugar por mantener un bajo perfil ante el análisis público. Él acepta que la mejor forma de abrir camino que encontró fue poner la diversión, la música de vanguardia y la libertad al alcance de todos, fuera de los convencionalismos y doble moral que priva en bares, cantinas, restaurantes y antros del resto de la ciudad.  

More in this category: « Gays encuentran a Dios

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

  • Twitter
  • Pinterest
  • Facebook
  • Instagram
  • Youtube
  • Google plus

publicaciones mas destacadas

contacto

  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • (33) 36158790
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…