Víctor Ortíz Partida Written by  Víctor Ortíz Partida Sep 15, 2014 - 280 Views

El MUPAG: Una casa sin fantasmas



“En esa casa no hay fantasmas”, dijo mi amiga Bertha cuando recién se enteró de que iba a trabajar como director del Museo del Periodismo y las Artes Gráficas, MUPAG, espacio que ocupa la famosísima Casa de los Perros.

      Bertha, quien de niña vivió ahí, tiene razón, desde noviembre de 2012 no he tenido ninguna experiencia paranormal en el museo, aunque de verdad me gustaría que un fantasma se paseara por los pasillos del edificio.

     Sin embargo, mis esperanzas son pocas: la Casa de los Perros original no existe, sólo la fachada es genuina, es lo único que sobrevive de la construcción de finales del siglo XIX, ya que en 1949 destruyeron las casas de la acera poniente para ampliar la avenida Alcalde —16 de Septiembre—, conocida antes como San Francisco, la calle principal del centro de Guadalajara.

     El MUPAG se encuentra en un edificio relativamente nuevo y que fue construido luego de la demolición, en realidad, es una evocación de la antigua casa. Además, fue remodelado en 1994 para albergar un nuevo museo de la ciudad.

     Se escogió la Casa de los Perros como sede del MUPAG porque en ese terreno, en 1792, comenzó a funcionar la primera imprenta de Guadalajara, en la que se imprimió El Despertador Americano, el primer periódico independiente de América Latina.

     El Museo del Periodismo y las Artes Gráficas tiene entonces tres capas históricas: la primera como imprenta, la segunda como Casa de los Perros, y la tercera como museo.  Los ricos antecedentes del lugar, su condición de museo y su céntrica ubicación hacen que el MUPAG sea uno de los museos municipales más visitados de Guadalajara.

Museo veinteañero

Una placa en el zaguán del museo nos recuerda que: “El pueblo de Guadalajara, a través de su Ayuntamiento, adquirió y rehabilitó esta casa por su alto valor histórico y cultural, dado que aquí fue instalada la primera imprenta de la Nueva Galicia y se editó el primer periódico insurgente en América, El Despertador Americano”. Se hace constar que la entrega de la casa para la creación del MUPAG la hizo el propio Presidente de la República el 11 de agosto de 1994.

     El MUPAG cuenta, desde ese año, con una colección permanente formada por objetos con los que se elaboraban los periódicos hasta la segunda mitad del siglo XX, como linotipo y teletipo, así como por un estudio de televisión con diversas cámaras y objetos de una cabina telefónica.

     Un auditorio, un aula, un taller de grabado y una biblioteca son instalaciones con las que cuenta el MUPAG, que ofrece diversos talleres para un público diverso: grabado, periodismo infantil, lectura y escritura poética, entre otros, así como ciclos de cine.

     El museo es sede de diversas actividades organizadas por instituciones y asociaciones. Se organizan aquí desde ruedas de prensa hasta cursos, talleres y conferencias.

 El MUPAG, este año de 2014, celebra su vigésimo aniversario con casa llena: cinco exposiciones directamente relacionadas con el periodismo y las artes gráficas y una instalación en el patio central. Además, la colección del MUPAG ha sido reacomodada como inicio del proceso de renovación de la sala permanente.

     Las muestras preparadas especialmente para el verano de aniversario fueron las siguientes:

          Sala 1. Azul infinito. Monotipos de Olivia González.

          Sala 2. De aquí soy. Concurso Nacional de Fotografía Cuartoscuro 2014.

          Sala 3. De punta a punta, grabados de Margarita de Silva.

          Galería: El arte de la serigrafía. Ediciones Axólotl. 25 años.

          Mezzanine: A las 9 con Usted… 30 años. Periodismo Cultural Radiofónico.

 Además, también como parte de las celebraciones por el aniversario del MUPAG se puede disfrutar en el patio central la instalación titulada Luz y agua creada por la artista Lilith, participante del Taller de Grabado del propio museo, coordinado por Margarita Silva. La instalación hecha con listones de lámina de PVC evoca de manera abstracta los vitrales del siglo XVI, concepto basado en la línea y la transparencia.

     Con la asesoría del coleccionista y especialista Rodolfo Sánchez, este verano comenzó el proceso de renovación de las salas permanentes del MUPAG. La primera acción fue el reacomodo de las piezas de la Sala 2, en la planta baja, para ofrecer un recorrido más claro a los visitantes.

     Azul infinito, la exposición de Olivia González, es la primera con curaduría y museografía del propio museo que en la Sala 1 se realiza, después de su rehabilitación y adecuación para muestras temporales.

     Este verano, asimismo, dio inicio en MUPAG un estudio de público, el primer en su tipo que se realiza en el Ayuntamiento de Guadalajara. Uno de los objetivos de este estudio, basado en una encuesta realizada a los visitantes del museo, es mejorar los servicios que este brinda. Se esperan los resultados del estudio.

Perfil más definido

Desde noviembre de 2012 se comenzó a trabajar en un perfil más claro del museo, es decir, hacer honor al periodismo y a las artes gráficas de su nombre. Porque si bien, las artes gráficas han estado representadas en las salas de exhibición temporales a lo largo de los años, el periodismo había quedado como base histórica y reflexión por medio de conferencias, talleres y otras actividades.

     Para llevar el periodismo a las salas temporales, se creó el concepto de “exporreportaje”, una exposición basada en un reportaje inédito.

     El primero de la serie fue el exporreportaje Padre Emeterio que vuelas por los cielos, basado en el texto del periodista Francisco Vázquez Mendoza.

     Así comenzaba el reportaje de Francisco Vázquez Mendoza: “Le advertían: ‘La gente de San Martín de Bolaños es muy maldosa, no vaya usted’. En 1936, además, un hombre joven corría el riesgo de morir de aburrimiento en ese lugar. Pero él fue. Y se quedó, y ni la muerte lo ha podido sacar. Sus restos están a un costado del altar. Su foto preside paredes y repisas en innumerables hogares”.

     En los muros de la sala se podían leer fragmentos del reportaje y apreciar fotografías de Tomás Montero, uno de los primeros personajes externos en reconocer la figura del padre Emeterio, y de gente de los pueblos de la región Norte de Jalisco:

     El Exporreportaje, cuya museografía fue creada por la diseñadora Peggy Espinosa, de Petra Ediciones, también contó con objetos que recordaban al protagonista de la historia.

     La serie de Exporreportajes continuará en el MUPAG, así como exposiciones que aborden los temas centrales del museo desde perspectivas apenas exploradas como, por ejemplo, la tipografía popular y el grabado digital, entre otras.

     En el MUPAG no hemos visto aún los fantasmas y como las esperanzas de verlos son pocas, seguiremos afinando el perfil del museo, renovando los espacios y recibiendo con exposiciones atractivas a los visitantes.


Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

  • Twitter
  • Pinterest
  • Facebook
  • Instagram
  • Youtube
  • Google plus

publicaciones mas destacadas

contacto

  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • (33) 36158790
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…