Cecilia Written by  Aug 16, 2017 - 325 Views

El verdadero miedo

El que es temido por muchos, debe temer a mucho.
Publio Sirio

Escuchar el estruendo de un arma tatúa a tu oído, grabando un trueno, diferenciándolo de cualquier cohete de feria y también intenta ensordecerte para que al impacto de un arma mortal le guardes miedo.

      Mario Vázquez Raña –en el tiempo que fue mi patrón- me invitó a un club cinegético. No tomé nunca el arma. Me dan pavor. Pero sí podía observar, con unos audífonos que permiten proteger los oídos. La curiosidad de saber cuál era el sonido de un disparo me dio el valor de despegar uno de las esferas plastificadas de mi oído izquierdo. Estoy segura que desde ese día escucho menos de esa oreja.

     Es un sonido inolvidable.

     Es el crujido de la muerte.

     Sé que se siente perder a un ser querido por un accidente. Pero debe ser terrible saber que alguien premeditadamente le arranca la vida a una persona.

     Nivia Cervantes, mi ex compañera en el noticiero matutino de C7 Jalisco y ahora conductora en Radio Formula Jalisco, recibió en octubre del 2013 una noticia fatal. Habían confundido a su sobrino y lo asesinaron. Los culpables están libres. No somos amigas, ella es un ser humano transparente y una excelente hija. Me dolió, el sólo pensar que en segundos un ser humano inocente paga por un error.

     Cuando dirigía noticias de C7 Jalisco, uno de mis reporteros, Carlos Luevanos perdió a su hermano. El padre de familia conducía un taxi, el 13 de febrero de este año, cuatro sujetos lo abordaron, lo secuestraron y lo usaron como dicen vulgarmente de carreta. Descubrieron el cuerpo el 21 del mismo mes, lo lanzaron a un barranco en Villa Corona, Jalisco. El automóvil le sirvió a los sicarios para trasladarse en el mismo estado a una población y matar –en venganza- a un rival de un grupo de narcomenudeo.

     Carlos Luevanos es un excelente periodista urbano, valiente y entregado. Se me partió el alma cuando le comuniqué lo que el Comisionado de Seguridad Pública del Estado, Francisco Alejandro Solorio (un profesional en todos los sentidos) me dijo. Aún no se resuelve y se castiga a los asesinos.

     La hermana de Trini Rodríguez, la titular del noticiero en C7 en su emisión medio día, sufrió un secuestro: Los extorsionadores alejan a la víctima con amenazas por teléfono y la incomunican. En tanto, le marcan a la familia para pedir dinero para recuperar a la persona “secuestrada”. Fueron horas de incertidumbre. La chica apareció. No hay culpables aún.

     El hecho es que ahora al ver, en los ya confirmados vídeos de fiscalía, cómo secuestran al diputado federal priísta, Gabriel Gómez Michel y que se descubra que en 8 horas el operativo del crimen organizado obtuvo su objetivo, asesinar al diputado y a su asistente. ¿Lo confundieron? Es una de las líneas de investigación.

     Uno ve las películas como Ultima llamada (the call) protagonizada por Halle Berry, dónde hay una coordinación entre quien recibe la llamada de denuncia, las pantallas de las cámaras de seguridad se ven en tiempo real y realmente cree en la justicia.

     A un amigo le colocaron unas cámaras en su gran empresa, dónde vía internet puede checar las imágenes en tiempo real y darse cuenta de todo lo que sucede en su industria. Fue su mejor inversión, descubrió quienes venían robándole.

     Supuestamente en el gobierno de Emilio González Márquez, se aplicaron 400  millones de pesos para comprar equipo de vídeo vigilancia para los Juegos Panamericanos del 2012. Y no 470 millones como se dice en pasillos políticos.

     De las 645 cámaras, dicen fuentes de seguridad del estado, que hay 360. ¿Dónde quedaron las otras? ¿Cómo se monitoreaban las sedes? Sé, que es lógico que no nos van a decir para que los maleantes sepan por donde no pasar. ¿Pero acaso el congreso y la auditoria, ya verificaron que realmente existen todas? ¿Qué empresa las vendió y las colocó?

     Los ayuntamientos tienen sus propias cámaras –aparte de las del estado- 146 Guadalajara, 200 Zapopan, 6 El Salto, 11 Puerto Vallarta, 20 en Tlajomulco y 11 en Lagos de Moreno.

     ¿Existen o no existen las 645 cámaras? ¿Qué sistema patito tenemos de monitoreo? ¿Sólo graban y no se ven en tiempo real?  ¿Qué calidad de registro tienen? ¿Quién las monitorea?

     Vamos a esperar estar como en Michoacán, para que el miedo sea el arma de la impunidad.

     Lo único que creo es que existen muchos cabos sueltos y muy poca supervisión real de los recursos.

     Que el gobernador del Estado, Jorge Aristóteles Sandoval, debería exigirle a la contraloría una exhaustiva búsqueda.

     Sí estamos saliendo en las cámaras, pero de todos los medios nacionales e internacionales y con una mala imagen.

     Llegó el momento de castigar a los negligentes que no permiten que la ley se aplique, para que los que en verdad tengan miedo, sean los delincuentes, aunque muchos de ellos estén dentro o ya fuera del gobierno.

More in this category: « Descaro Fermentación »

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

  • Twitter
  • Pinterest
  • Facebook
  • Instagram
  • Youtube
  • Google plus

publicaciones mas destacadas

contacto

  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • (33) 36158790
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…